viernes, 8 de febrero de 2013

PROYECTO LIGA CONTRA EL BULLYING


EDINSON GONZALES IBARRA
Psicólogo Corporación Universitaria Minuto de Dios
Profesional en Arte Dramatico de la Institución Universitaria ITM (EPA)
Coordinador del Grupo de Investigación NEUROIDEAS
8 de febrero 2013 



EL TEATRO DIDÁCTICO UNA HERRAMIENTA EXPRESIVA PARA PREVENIR E INTERVENIR EL ACOSO ESCOLAR O BULLYING


Antecedentes

El acoso escolar o Bullying tiene varios sinónimos con los cuales es posible  identificarlo en muchos de los textos que abordan este tema. Para Gálvez (2011) otros nombres son  “hostigamiento, intimidación en el aula, intimidación escolar, (…) intimidación entre iguales, maltrato escolar, maltrato entre Iguales, matoneo, agresión entre pares, (…).”. En el año de 1973 el psicólogo noruego Dan Olweus fue el primero en realizar estudios longitudinales sobre bullying, los resultados de dichas investigaciones fueron publicados entre los años 70 y 80 en países como Finlandia, Noruega, España y Estados Unidos. Para Olweus et al. (1998) el acoso se da cuando "un estudiante está expuesto, de forma reiterada y a lo largo de un tiempo, a acciones negativas llevadas a cabo por otro u otros estudiantes" (p.25).  Básicamente el acoso escolar o bullying se configura cuando un estudiante o un grupo de estudiantes en posición de poder intimidan ya sea verbal, psicológica, física o por Internet a otro estudiante que se encuentra en posición de indefensión, dicha intimidación es sistemática y prolongada.

El DANE publica el 9 de mayo de 2012 un comunicado de prensa titulado “Alarma en colegios de Bogotá: La situación es preocupante” la encuesta de convivencia escolar y circunstancias que la afectan arrojó los siguientes resultados:

11,4% de los estudiantes de grado 6° a 9°, manifiesta que ha sido víctimas de algún tipo de amenaza, ofensa o presión por parte de alguna persona del colegio, a través de Internet, considerando que el período de referencia corresponde a los últimos 12 meses. Por sexo, se observa que las mujeres están más expuestas a este tipo de situación (11,7%), en comparación con los hombres (9,6%)…El 17,4% de los estudiantes de grado 5° aseguran que un compañero de su curso lo ofendió o le pegó durante todo el tiempo, en cambio para los grados 6° a 9° se registra un 12,6%, mientras que para los grados 10° y 11° el 5,5%  (DANE, 2012).

En el mes de octubre de 2011, la Gobernación de Antioquia a través de su página web institucional publica el artículo titulado “El Bullying o acoso escolar: otra problemática de salud mental que atiende la línea” donde describe algunos factores de riesgo desencadenantes de acoso:

Modelos inadecuados de crianza de parte de madre y/o padre; ausencia de normas y autoridad en el hogar o autoritarismo; escasa o nula comunicación y expresión de afecto en la familia; ser víctima de violencia intrafamiliar o social; baja tolerancia a la frustración y dificultad en la resolución de conflictos; necesidad de poder y control sobre alguien (víctima); impulsividad e indiferencia ante el sufrimiento ajeno; consumo de alcohol u otras sustancias psicoactivas; fomento de la competencia entre estudiantes y poca motivación hacia el trabajo en equipo; indiferencia o negación del problema en docentes y la institución educativa; transmisión de estereotipos discriminatorios (género, ideas, razas, diversidad cultural, entre otras); violencia expuesta por medios de comunicación en programas de Tv y noticieros. (Gobernación de Antioquia, 2011).

Ghiso & Ospina (2010) realizaron una investigación de enfoque cualitativo en los municipios de Medellín y La Estrella en el departamento de Antioquia sobre el acoso escolar en instituciones educativas públicas y privadas, su nicho poblacional fueron niños, niñas y jóvenes con edades entre 11 y 15 años, de estratos sociales bajos, medios y medios altos. Los resultados dieron cuenta de:

(..) la invisibilidad y la naturalización de la agresión, el acoso y la intimidación en las instituciones educativas. Niños, niñas y adultos han cancelado las alertas; las rutinas de mediación de los conflictos carecen de eficacia; la pérdida de la dignidad en manos del agresor o agresora con más poder y fuerza es minimizada en las escuelas, hasta tanto un acto de violencia extrema y grave (suicidio, muerte violenta, escándalo público) no afecte las rutinas institucionales y las inercias éticas de los individuos adultos, la gente joven, las niñas y los niños vinculados al establecimiento educativo.

Estar expuesto al acoso escolar puede dejar huellas físicas y  en el psiquismo de aquellos sujetos que desempeñan roles protagónicos en este tipo de violencia (víctima, agresor o espectador), sus consecuencias van más allá de la incomodidad que se pueda experimentar al momento de la agresión, estas acciones pueden desencadenar con el tiempo trastorno de Estrés Postraumático –TEPT- y trastornos psiquiátricos en la vida adulta  (Arroyave, 2012).

 Justificación

Diferentes investigaciones sobre los efectos psicológicos del Bullying  a mediano y largo plazo indican que los protagonistas del acoso escolar (víctima, agresor y espectador) van a experimentar algún tipo trastorno psicológico y/o físico como resultado de haber sido expuestos a estímulos aversivos dentro del contexto de violencia.  Ramos (2008) citando a (Kumpulainen, Rasanen y Puura, 2001; William, Chambers, Logan y Robinson, 1996) hace énfasis que los estudiantes que han sido víctimas de acoso escolar suelen presentar con el tiempo cuadros clínicos con alteraciones psicológicas y desórdenes psiquiátricos como la depresión, la ansiedad, el estrés, fobias sociales, (Roland, 2002) ideación suicida, (Hawker y Boulton, 2000) conductas problemáticas. Dichos síntomas obedecen a secuelas postraumáticas que deberán precisar de ayuda profesional; para (Storch, Heidgerken,  Adkins,  Murphy y Geffken, 2005)  también  los agresores son propensos a experimentar síntomas depresivos, sentimientos de soledad, baja autoestima, irascibilidad los cuales pueden tener una correlación directa con un síndrome obsesivo compulsivo; por último, para Arroyave et al. (2012) citando (Romelsjö & Jokinen, 2012) los espectadores también se convierten en un factor de riesgo cuando éstos:

“aumentan los sentimientos de falta de sensibilidad y de poca solidaridad en este grupo. Cuando este fenómeno se repite, con frecuencia comienza a presentarse una escasa empatía hacia el dolor ajeno y, finalmente, un alto riesgo de repetición de conductas indeseables de hostigamiento, algunas veces con creación de redes de grupos en los que hay conductas agresivas” (p.123).

No sólo los daños son psicológicos, también pueden existir severos daños físicos que pueden provocar la muerte, como los casos reportados por Caracol Radio a través de su sitio caracol.com.co el 19 de octubre de 2012 a través de un artículo titulado “Violencia en colegios deja tres niños muertos en los últimos meses en Colombia”: el primer caso lleva por subtítulo “Menor causó muerte a un compañero en colegio de Bogotá” en éste se describe como un alumno en horas del almuerzo agrede a otro con arma blanca  provocándole una herida mortal; el segundo caso subtitulado “Por ‘cachaca’ agreden a menor en Barranquilla” donde una menor de trece años es agredida por nueve de sus compañeros por el solo hecho de haber nacido en Cali lo cual la convertía en una “cachaca”; y un tercer caso ocurrido en la ciudad de Tunja donde una menor de 12 años se suicidó colgándose de una cuerda porque en el colegio fue sometida de manera sistemática a acoso verbal y psicológico por su aspecto físico.

Chaux,  Jiménez y Castellanos (2009; p.69) (citando a Chaux, Molano y Podlesky (2008) “En Colombia, un estudio reciente encontró que el 29% de los estudiantes de quinto grado y el 15% de los de noveno grado declaran ser víctimas de intimidación”. Según Chaux uno de cada cuatro estudiantes en Colombia es víctima de acoso escolar, pero como hemos indicado en este trabajo, no sólo las víctimas son los protagonistas es este fenómeno, aquí tenemos que incluir la cifra de agresores y espectadores, lo que nos eleva en gran medida el porcentaje de estudiantes inmersos en esta problemática social.

Tenemos así en nuestras instituciones educativas un fenómeno psicosocial complejo que necesita ser abordado de forma expedita y concienzuda para lograr resultados óptimos en cuanto a prevención e intervención. Para ello es imperativo conocer detalladamente el modus operandi del acoso escolar y saberlo diferenciar del modus operandi de las demás violencias que coexisten al interior de la escuela. Este ejercicio nos permitirá diseñar estrategias más apropiadas que apunten a intervenir la estructura  del acoso escolar y no la estructura de otro tipo de violencia que no haya sido planteada como objetivo de intervención.

Para que los protagonistas de la violencia escolar puedan conocer el modus operandi del bullying, entender  cómo funcionan las dinámicas intersubjetivas y cuáles son los roles que pudieron, pueden y podrán estar encarnando en escenarios de acoso escolar, es importante emplear metodologías lúdicas y didácticas con el fin de dimensionar la estructura sintomática de este fenómeno y así crear espacios de reflexión donde se pueda proponer y desarrollar estrategias de prevención e intervención. 

El teatro es una herramienta valiosa a la hora de poner en escena situaciones de la vida cotidiana con el fin de lograr movilizar en el espectador la creación de juicios de valor desde los cuales se pueden asumir posturas reflexivas y llegar formulaciones críticas. El teatro didáctico, entendido éste como “el que trata conscientemente de proyectar determinado mensaje o enseñanza sobre los espectadores” (Gómez, 1998; p.810),  abre la posibilidad de construir mediante un ejercicio dialéctico o la (Fernández, 2006; p.333) “triada hegeliana” (tesis, antítesis y síntesis) otras lógicas de la realidad expuesta y así formular nuevos discursos que permitan la generación de nuevas realidades.

El uso del teatro didáctico como herramienta para la investigación y la intervención pedagógica de problemáticas sociales es un dispositivo que permite según Paulin, H.; Tomasini, M.; D’Aloisio, F.; López, C.; Rodigou, M. y García, G. (2011):

(…) promover la reflexividad de los sujetos participantes sobre las relaciones establecidas en la cotidianeidad escolar. (citando a Vizer, 2006) (…) el sentido se produce en el interjuego entre las experiencias vividas, las creencias y las acciones. (…) el dispositivo de representación teatral puede constituirse como una aproximación que (…) permita acceder al registro de la acción en la producción de sentidos, más próxima a las vivencias y las emociones ligadas a éstas, que no es susceptible de abordarse en otros dispositivos de producción discursiva. Además, la inclusión de un contexto de intersubjetividad buscando el análisis conjunto de las producciones dramáticas, permite ingresar la dimensión de lo colectivo en la construcción social de sentidos hacia un camino de resignificaciones posibles entre los/as participantes (p.151).



























 Referencia Bibliográfica

Agustí, Javier y  Soler, María Paz (2006). Disrupción en las aulas: problemas y soluciones. España. Edigrafos S.A

Área Metropolitana del Valle de Aburrá (2011). Caracterización Área MetropolitanA del Valle de Aburrá, p.60. Recuperado de http://www.areaeducada.org/area/images/stories/Documentos/CARACTERIZACION_METROPOLITANA.pdf

Arroyave, P. (2012). Factores de vulnerabilidad y riesgo asociados al bullying. Revista CES Psicología, 5(1), 118-125.

Beane,  Allan L (2006). Bullying: Aulas libres de acoso. España: Graó Editorial.

Belda G, Raúl (2008). Manifiesto Humanitario Ecologista. España: Entrelineas Editores. p.159

Berger, P y Luckmann, T (1969). La construcción social de la identidad. Buenos Aires: Amorrortu. p.217.

Bisquerra,  Rafael (2008). Educación para la ciudadanía y convivencia: El enfoque de la Educación Emocional. España: WK Educación.

Bourdieu  y  Passeron (1977). La reproducción. Elementos paro una teoría del sistema de enseñanza. Barcelona: Editorial Laia. p.67.

Camargo, S. (2012). Matoneo escolar: ¿hasta cuándo?. Revista Semana.com. Recuperado de http://www.semana.com/nacion/matoneo-escolar-hasta-cuando/176259-3.aspx

Caracol (2012). Violencia en colegios deja tres niños muertos en los últimos meses en Colombia. [OCTUBRE 19 ].  Recuperado en http://www.caracol.com.co/noticias/actualidad/violencia-en-colegios-deja-tres-ninos-muertos-en-los-ultimos-meses-en-colombia/20121019/nota/1782257.aspx

Casamayor, G;  Antúnez, S. y Armejach, R (1998). Cómo dar respuesta los conflictos: la disciplina en la enseñanza secundaria. España. Publidisa

Castro,  Manuel (2007). Prevención e intervención ante problemas de conducta: Estrategias para centros educativos y familias. España: Graficas Muriel S.A.

Collell, Jordi y  y Escudé, Carme (2006). El acoso escolar: un enfoque psicopatológico. Anuario de psicología Clínica/ Annuary of Clinical and Health Psychology. p.9-14. Recuperado de http://institucional.us.es/apcs/doc/APCS_2_esp_9-14.pdf

Cuadrado, Isabel (2008). Psicología de la instrucción: Fundamentos para la reflexión y práctica docente. Paris: Ediciones Publibook.

Chantraine, Pierre (1977). Dictionnaire étymologique de la Lange Grecque. París: Klincksiek. p. 1082-1083

Cruz Roja (2009). Para aprender a prevenir la violencia. Cartilla Básica para Niños, Niñas y Jóvenes. Recuperado de http://www.cruzrojacolombiana.org/publicaciones/pdf/Cartilla%20Prevencion_1372010_104119.pdf

DANE (2012). Encuesta de Convivencia Escolar y Circunstancias que la Afectan, ECECA, -2011. Recuperado de http://www.dane.gov.co/files/investigaciones/boletines/educacion/cp_ConvivenciaEscolar_2011.pdf

Dato, Eduardo (2007). Violencia escolar: el maltrato entre iguales en la educación secundaria obligatoria 1999-2006. Madrid: Defensor del Pueblo. Recuperado de http://www.oei.es/oeivirt/Informeviolencia.pdf

Del Rey, R. y Ortega, R. (2001): “El programa de ayuda ente iguales, en el contexto de Proyecto Sevilla Anti-violencia escolar”. Revista de Educación, 326, Pp. 297-310.

Foucault, M. (2003). Hay que defender la sociedad. Madrid: Ediciones AKAL. p. 227

Fossati & Oyola (2003). La centralidad de la categoría cuerpo/sujeto en el análisis de la reproducción de las relaciones de dominación y procesos de resistencia y emancipación – Su aplicación al ámbito educativo. Revista Pilquén Nro. 5. Viedma, Universidad Nacional del Comahue – CURZA.

Flores, Jorge y Casal, Manu (2008). Ciberbullying: Guía rápida para el acoso por medio de las nuevas tecnologías. (p.2). recuperado de http://www.ararteko.net/RecursosWeb/DOCUMENTOS/1/1_1218_3.pdf  

Gálvez-Sobral, J.A. (2011). Bullying. La percepción de los futuros docentes en Guatemala. Guatemala: Dirección General de Evaluación e Investigación Educativa, Ministerio de Educación. (p.6). Recuperado de http://www.mineduc.gob.gt/digeduca/documents/investigaciones/Bullying-percepcion-futuros-docentes.pdf

Gaspar, Victoria (2003). Influencia de las puestas en escena Brechtianas: el ejemplo de E. Boni. Tesis doctoral Departamento de filología Inglesa y Alemana. Universidad de Valencia. Recuperado de http://www.tdx.cat/bitstream/handle/10803/9782/gaspar.pdf;jsessionid=6D8426FA4D7D7E8AF27755893D7C7E95.tdx2?sequence=1

Gobernación de Antioquia  (2011). El Bullying o acoso escolar: otra problemática de salud mental que atiende la línea. Recuperado de http://www.antioquia.gov.co/index.php/noticias-2011-octubre/6171-el-bullying-o-acoso-escolar-otra-problematica-de-salud-mental-que-atiende-la-linea

Gómez, Manuel (1998). Diccionario Akal de Teatro. España: Ediciones AKAL

Guía 34 (2008). Guía para el Mejoramiento Institucional de la Autoevaluación al Plan de Mejoramiento. Ministerio de Educación Nacional. República de Colombia.

Ghiso, A. & Ospina, V. (2010). Naturalización de la intimidación entre escolares: Un modo de construir lo social. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales Niñez y Juventud, 8(1), 535-556. Recuperado de http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=77315079025. ISSN 1692-715X.

Hawker, D. S. J. y Boulton, M. J. (2000). Twenty years' research on peer victimization and psychosocial maladjustment: A meta-analytic review of cross-sectional studies. Journal of Child Psychology and Psychiatry, 41, 441-455.

Henao, Oscar (2011). La Crianza Humanizada. Boletín del Grupo de Puericultura de la Universidad de Antioquia. No 125. Recuperado de http://www.udea.edu.co/portal/page/portal/bibliotecaSedesDependencias/unidadesAcademicas/FacultadMedicina/BilbiotecaDiseno/Archivos/PublicacionesMedios/BoletinPrincipioActivo/el_acoso_escolar_una_grave_problematica_de_nuestro_tiempo.pdf

Hogg,  M. y  Vaughan, G. (2010).  Psicología Social. España. Editorial Médica Panamericana S.A

Iglesias, L. (2000). Cero en conducta. El Correo de la UNESCO. Enero, pp. 14-16.

Instituto Colombiano de Cultura Hispánica (2000). Geografía Humana de Colombia. Pagar por el Paraíso. Pobladores Urbanos (Tomo X). Recuperado de http://www.lablaa.org/blaavirtual/geografia/geocol10/glosario.htm

Imbernon Muñoz, Francesc (2010). Las invariantes pedagógicas y la pedagogía Freinet cincuenta años después (1ra ed.). España: Editorial Graó. Pág 64.

Jiménez, M., Castellanos, M., & Chaux, E. (2009). Manejo de casos de intimidación escolar: Método de Preocupación Compartida. Pensamiento Psicológico, 69-85. Recuperado en http://www.redalyc.org/redalyc/pdf/801/Resumenes/80112469006_Resumen_1.pdf

Kojeve, Alexandre (1982). La dialéctica del amo y del esclavo en Hegel. Buenos Aires: Editorial La Pléyade.

Krug  E.G. et. al (eds.), (2002) Informe mundial sobre violencia y salud, Washington, organización mundial de la Salud.  

Lebailly (2001). La violence des jeunes dans les quartiers dfavoires. París: Ed. ASH

Matamala, A y Huerta, E. (2005) El maltrato entre escolares. Técnicas de autoprotección y defensa emocional. Para alumnos, padres y educadores. Madrid: A. Machado Libros.

MEN (2002). Política Educativa para la Formación en la Convivencia. Pág. 6. Recuperado de http://www.mineducacion.gov.co/cvn/1665/article-110860.html.

Mockus, Antanas (2001). Cultura ciudadana, programa contra la violencia en Santa Fe de Bogotá, Colombia, 1995-1997. Washington, D.C.: Banco Interamericano de Desarrollo.
Moreno, J. M. (1998). “Comportamiento antisocial en los centros escolares: una visión desde Europa”, Revista Iberoamericana de Educación, núm. 18, pp. 189-204.

Olweus, D. (1998). Conductas de Acoso o Amenaza entre Escolares. Morata, Madrid. p.25.

Osorio, Fernando (2006). Violencia en las escuelas: Un análisis desde la subjetividad (1ra ed.). Argentina: Ediciones Novedades Educativas.

Parra-Sandoval, Rodrigo (1992).  La escuela violenta. Bogotá: Fundación para la Educación Superior, FES & tercer Mundo Editores.

Paulin, H.; Tomasini, M.; D’Aloisio, F.; López, C.; Rodigou, M. y García, G. (2011). La representación teatral como dispositivo de investigación cualitativa para la indagación de sentidos sobre la experiencia escolar con jóvenes. Psicoperspectivas, 10 (2), 134-155. Recuperado el 12 de septiembre de 2012 desde http://www.psicoperspectivas.cl/index.php/psicoperspectivas/article/viewFile/149/157

Fernández,  Pilar (2006).  30 lecciones de iniciación filosófica. Bogotá. Universidad de la Sabana.

Piñuel, I. y Oñate, A. (2007). Mobbing escolar: Violencia y acoso psicológico contra los niños. Madrid: CEAC.

Ramos, Manuel (2008). Violencia y Victimización en Adolescentes Escolares. Universidad Pablo de Olavide. Facultad De Ciencias Sociales. Área De Psicologia Social.  Tesis Doctoral. Recuperado de http://www.uv.es/lisis/manuel-ramos/tesis_ramos.pdf

Roland, E. (2002). Bullying, depressive symptoms and suicidal thoughts. Educational Research, 44, 55-67.

Saavedra, M (2008).  Evaluación del aprendizaje. México. Editorial Pax

Sanchis, José (2003). Sistemas minimalistas repetitivos. Recuperado de http://www.nuevoteatrofronterizo.es/cosas/SMR.html

Sastre, Genoveva & Moreno, Montserrat (2002). Resolución de conflictos y aprendizaje emocional: una perspectiva de género.  Barcelona : Gedisa.

Serrano Sarmiento, A. E I. Iborra Marmolejo (2005), Informe Violencia entre compañeros en la escuela, España, 2005 (serie Documentos 9), Valencia: Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia.

Smith, Peter y Sharp, Sonia. (1994). La lucha contra la intimidación en la escuela: un manual práctico para los maestros. Reino Unido: Routledge.

Suckling, Amelia y Temple, Carla (2006). Herramientas contra el acoso escolar: Un enfoque integral. Madrid: Ediciones Morata. p.79.

Terry, A. A. (1998).   Teachers as targets of Bullying by their pupils: A stuty to investigate incidence. British Journal of Educational Psichology. p. 68.

Trianes, M. (2000). La convivencia en contextos escolares. Malaga: Aljibe.

UNICEF (2012). La seguridad de los niños en línea: Retos y estrategias mundiales. (p. 2, 3). Recuperado de http://www.unicef-irc.org/publications/pdf/ict_spa.pdf

Valadez,  Isabel (2008). Violencia escolar: Maltrato entre iguales en escuelas secundarias de la Zona Metropolitana de Guadalajara. México. Mar-Eva. Recuperado de http://books.google.com.co/books?id=S02ploCVymYC&printsec=frontcover&hl=es&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false